SECCIONES

XXIX Congreso Argentino de Derecho Internacional

Sección de Documentación,

Metodología y Enseñanza

del Derecho Internacional

 

Asociación Argentina de Derecho Internacional

XXIX Congreso Argentino de Derecho Internacional

 

 

 

EL LENGUAJE LLANO, SUS POSIBILIDADES DE APLICACIÓN COMO HERRAMIENTA DE REDACCIÓN Y EDICIÓN EN TEXTOS JURÍDICOS

 

 

 

Relatora: Trad. Púb. Rita Tineo[1]

 

 

En tanto el tema a desarrollar por esta Sección de Documentación, Metodología y Enseñanza del Derecho Internacional es El uso del lenguaje llano como herramienta facilitadora del Derecho internacional, en este trabajo se intentará abordar  el fenómeno del lenguaje estilo llano o ciudadano, denominado también “Plain Language”, estilo chiaro o claire como herramienta de comunicación global en el ámbito jurídico.

 

Asimismo,  se intentará analizar el rol del abogado como posible usuario de este estilo al trabajar como mediador intercultural en ámbitos jurídicos plurilingües.

A  tal fin se propondrá el análisis de las consecuencias derivadas del auge de internet como vehículo de comunicación, su impacto en el discurso y el surgimiento del estilo llano. Se abordarán los desafíos que enfrenta el abogado a la hora de comunicar efectivamente. Se propondrá una categorización de las tendencias de aplicación del estilo llano o “Plain” en distintas áreas relacionadas con el ámbito jurídico (sector privado, esfera gubernamental, poder judicial) y un análisis de las tendencias y la normativa existentes, necesarias para que el profesional tome decisiones informadas relativas al estilo, que tienen un impacto directo en el campo semántico y, por ende, en el texto que genera.

 

Se presentará también una síntesis de características lingüísticas que son comúnmente analizadas en entornos jurídicos plurilingües, señaladas como inapropiadas en contextos de comunicación efectiva y que impiden cumplir con la premisa de claridad, precisión y concisión.

 

Introducción

 

Existe una tendencia bastante generalizada respecto del estilo llano que lo considera “chato” o  “simplista”. En los ámbitos profesionales, se subestima la simplificación y se prefiere el estilo de registro ya instalado que recibe la denominación de “tecnolecto"[2].

Sin embargo, la mayoría de las veces los profesionales se sorprenden al tomar conocimiento de los antecedentes legislativos, gubernamentales, judiciales y comerciales que existen y que tienden al logro de una expresión escrita correcta, precisa y clara.

Muchos dicen que el lenguaje llano es la divisa del nuevo milenio, es por ello que me parece interesante aprovechar este espacio para debatir y explorar caminos e intercambiar experiencias.

 

La  presentación consta de  tres partes:

 

1)   sucinta referencia a las características del estilo llano o Plain,  con una breve síntesis  evolutiva a nivel internacional con  mención de algunas de las instituciones y personalidades que adhieren al uso del estilo llano.

2)   Relación de los antecedentes a nivel gubernamental, legislativo y judicial que muestran el interés por generar un nivel de comunicación en el área jurídica y que tienen por objeto garantizar el derecho a la información y el acceso a la justicia, reducir la discrecionalidad interpretativa y la dificultad comprensiva de los textos jurídicos.

3)   Utilización del lenguaje llano como herramienta para generar un texto claro y preciso que sea comprensible, coherente y cohesivo. El objetivo aquí es reconocer las estructuras consideradas arcaicas, detectar errores de expresión y usos incorrectos del lenguaje que son típicos del discurso jurídico y aplicar herramientas lingüísticas para solucionar problemas textuales y discursivos. En este punto, también realizaremos un breve análisis práctico para determinar el nivel de facilidad de un texto seleccionado e intentar decodificar su significado. Éste análisis nos permitirá una breve ejercitación y asimismo, nos facilitará un protocolo de escritura para resolver los distintos niveles de dificultad de un texto (discursivo, semántico, léxico, gramatical y sintáctico) y determinar su super, macro y micro-estructura.

 

En este siglo, con los avances tecnológicos y la creciente interacción tanto en la esfera del Derecho Internacional Privado como en la del Derecho Internacional Público es esencial trabajar con el lenguaje en forma precisa y solucionar problemas derivados del manejo de distintas lenguas en un entorno en el que los sistemas jurídicos pueden ser diferentes. Por la naturaleza misma del trabajo en el ámbito jurídico y por las consecuencias derivadas de la producción escrita, sea ésta de naturaleza normativa, doctrinaria o jurisprudencial, es necesario converger en un modelo de redacción que sea una expresión clara concisa y precisa del texto originado para generar un impacto público, que se utiliza como referencia, que es carente de emociones y que está destinado a perdurar en el tiempo.



[1] La trad. Tineo se ha dedicado a la investigación y difusión de los principios del “Plain Language” desde 1997 y sus lenguas de trabajo son el Inglés y el Español.

[2]  Mariana Cucatto: “El lenguaje jurídico y su “desconexión” con el lector especialista. El caso de a mayor abundamiento.” http://ri.conicet.gov.ar/handle/11336/4951 último acceso: 16-06-2017

 SECCIÓN DE DOCUMENTACIÓN, METODOLOGÍA Y ENSEÑANZA DEL DERECHO INTERNACIONAL 

 

EL IMPACTO DE LA TECNOLOGÍA EN EL ACCESO A LA DOCUMENTACIÓN DEL DERECHO INTERNACIONAL 

 

Relator. Prof. Julio César Córdoba 

 

En la ciudad de Puerto Madryn, se reúne la Sección de Documentación, Metodología y Enseñanza del Derecho Internacional de la Asociación Argentina de Derecho Internacional en la Universidad Tecnológica Nacional, en el marco del XXVII Congreso Argentino de Derecho Internacional, el día 28 de agosto de 2015  entre las 15:30hs. y 18:30hs., bajo la coordinación de su Director Profesor Guillermo Argerich,  la Secretaría a cargo de la Profesora Zulema Beatriz Rodrigo, para el tratamiento y discusión del tema “El impacto de la tecnología en el acceso a la documentación del Derecho Internacional”.  

El relato fue elaborado y expuesto por el Profesor Julio César Córdoba. La exposición fue seguida con mucha atención por parte de los asistentes, los cuales realizaron numerosas preguntas, aportes y comentarios. 

Luego se escucharon las siguientes ponencias: 

o         Ctrl+Alt+Delete: el docente como administrador en la enseñanza universitaria del derecho internacional ante el desafío del aula virtual”, (ganadora del Premio Congreso A.A.D.I. 2015) por Leopoldo M. A. Godio. Ante la ausencia justificada por graves motivos del ponente, el director procedió a realizar una resumida presentación. 

o         “Un sitio de notable impacto para la información acerca del derecho internacional: LEGACARTA, a cargo de Guillermo Argerich. 

o         “Las funciones del Aula Virtual para promover el acceso a la documentación en las actividades de aprendizaje del D.I.Privado”, elaborada por  María Valeria Sala Mercado y Adriana M. Zavatti, expuesta por esta última. 

o         La plataforma MOODLE”, a cargo de Jorge O. Paladino. 

A continuación se realizaron las siguientes comunicaciones: 

o         “MALVINAS: Una visión retrospectiva de una tierra argentina”, presentada por Anunciada Lattuca. 

o         Imagenes sobre la guerra de Malvinas. De las islas a las aulas”, a cargo de  Susana Luchesi 

o         “Estrategias Metodologicas”, presentada por Graciela Ciselli y Marcelo Hernández. 

 Entre cada presentación efectuada se realizaron enriquecedores aportes y preguntas. Participaron activamente el Director de la Sección, los ponentes y sumaron sus aportes las Profesoras Marta Tejerizo, Sandra Blanco, María Gloria Bottiglieri, Mabel Covi, los Profesores Jorge Oscar Paladino,  Alejandro Menicocci, Enrique Mussel, Horacio Piombo y Armando Abruza. 

Finalmente la Sección elaboró y aprobó las conclusiones que se ponen a consideración: 

CONCLUSIONES: 

1.                  Resaltar la importancia de la utilización de nuevas tecnologías de información y comunicación –TIC’s- para facilitar el acceso a la documentación.  

2.                  Reconocer que el uso de las TIC´s acelera y facilita el tránsito de información y la comunicación internacional y nacional.  

3.                  Ratificar que el acceso libre a la información es un Derecho Humano.  

4.                  Reforzar la idea de que la información jurídica pública es patrimonio común de la humanidad. 

5.                  Promover el uso y divulgación de las bases de datos que contienen documentación jurídica internacional. 

6.                  Llamar la atención sobre la necesidad de ponderar la calidad de la información disponible en INTERNET. 

7.                  Reconocer la necesidad de hacer efectiva la publicidad de la información actualizada del estado de ratificación, entrada en vigencia, enmiendas, declaraciones interpretativas, reservas y denuncias de tratados internacionales. 

8.                  Promover el uso de nuevas tecnologías –aula virtual- como método complementario de la labor pedagógica dentro del aula desde una perspectiva constructivista, constituyéndose en vehículo del conocimiento de la documentación jurídica internacional.  

                                  

                                         Puerto Madryn, P cia. de Chubut, 29 de agosto de 2015, 

                                                                                           Siguen las firmas- 


               Sección de Documentación, Metodología y Enseñanza del Derecho Internacional

Director de la Sección

Guillermo Argerich

 

El impacto de la tecnología en el acceso a la documentación

del Derecho Internacional

Relator: Prof. Julio César Córdoba

 

Miembro Titular de la AADI. Secretario de Redacción del Anuario Argentino de Derecho Internacional. Profesor de Derecho Internacional Privado, Facultades de Derecho de las Universidades Nacionales de Chilecito (UNDEC) y de Catamarca (UNCA). Creador y Editor del sitio DIPrArgentina.com, elegido como el mejor blog del año 2011 en la categoría Derecho Internacional y Extranjero -Top International & Foreign Law Blog of 2011-.

 

sumario: I- Introducción. II- Acceso a la documentación del Derecho Internacional. El acceso a la información como derecho humano. III- Las nuevas tecnologías y el acceso a la información. IV- bases de datos de tratados y otras normas de derecho internacional. a)Naciones Unidas. b) Organización de los Estados Americanos. c) Mercosur. d) Unión Europea. e) Conferencia de La Haya. f) Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina. Biblioteca Digital de Tratados. V- Bases de datos de jurisprudencia. a) Corte Internacional de Justicia. b) CLOUT (Case Law on UNCITRAL Texts). Base de sentencias y laudos sobre textos de CNUDMI. c) INCADAT. Base de datos sobre la sustracción internacional de niños. VI- Bases de datos de doctrina. a) Cursos de la Academia de La Haya de Derecho Internacional. b) Red de investigación en ciencias sociales (Social Science Research Network - SSRN). c) Westlaw. d) Kluwer Arbitration. VII- Blogs jurídicos. VIII- Reflexiones finales.

 

I- Introducción

El mundo del derecho tal como lo conocemos en la actualidad es en gran medida un mundo de documentación escrita. Hablar de derecho es, en cierto sentido, hablar de códigos, boletines oficiales, repertorios, libros y revistas jurídicas. Así pues podríamos afirmar que el derecho se basa, principalmente, en la creación, almacenamiento, procesamiento y comunicación de la información[1].

la incidencia de las nuevas tecnologías de la información sobre la sociedad en general, y sobre el derecho en particular, es una realidad innegable y creciente. A los fines de analizar cuál es el impacto que estas nuevas tecnologías tienen en el acceso a la documentación del Derecho Internacional debemos, en primer lugar, analizar qué se entiende por documentación, y más concretamente, por documentación del derecho internacional.

El Diccionario de la Real Academia Española define “documentación” (del lat. documentatĭo, -ōnis) como: 1. f. Acción y efecto de documentar. 2. f. Documento o conjunto de documentos, preferentemente de carácter oficial, que sirven para la identificación personal o para documentar o acreditar algo.

El término documentación presenta algunas dificultades el momento de su definición pues se trata de un vocablo polisémico que atiende a varias dimensiones. Esta polisemia del vocablo fue puesta de manifiesto por Paul Otlet, considerado el padre de la documentación, al definirlo a la vez como el conjunto de documentos y la función de documentar, es decir, de informar con la ayuda de la documentación[2].

La documentación puede entenderse como la ciencia de los documentos en general, pero también como una ciencia auxiliar de otras ciencias. Teniendo en cuenta estos dos aspectos, podemos hablar de la documentación jurídica en términos de ciencia auxiliar de las ciencias jurídicas, cuyo objeto de trabajo es el conjunto de documentos que se producen en “la creación, difusión, aplicación e Investigación del Derecho”. La gran cantidad de documentos que componen este conjunto suele clasificarse en términos de las fuentes de conocimiento del Derecho, a saber, la legislación, la jurisprudencia y la doctrina científica.

De las distintas acepciones señaladas tomaremos, a los fines del presente relato, aquella que considera a la documentación como un documento o conjunto de documentos.

En su Manual de documentación jurídica[3] Macia señala que “La documentación jurídica puede definirse como la generada en la creación, aplicación, difusión e investigación del Derecho. Abarca, por tanto, todas las fuentes del conocimiento del Derecho, esto es, la legislación, la jurisprudencia y la doctrina científica”.

Documentación Legislativa es, según el autor citado, la producida por los órganos titulares del poder legislativo en el ejercicio de la facultad que tienen conferida para llevar a cabo la elaboración de las normas. En conexión con ésta, generada en el desarrollo de la actividad del poder legislativo, estaría la documentación parlamentaria referida a todo el proceso de elaboración, discusión y aprobación de las normas.

Documentación Judicial es la producida por los órganos encargados de la función jurisdiccional en el ejercicio de su actividad. Comprende todas las resoluciones de jueces y tribunales que tengan carácter jurisdiccional. Las sentencias tienen un papel central en la documentación judicial en la medida en que a través de ellas se genera y conforma la jurisprudencia.

La Documentación de la doctrina jurídica está formada por los documentos más tradicionales en la documentación, como son las monografías, manuales, artículos de revista, tesis y otros trabajos de investigación.

Dentro de ese universo de la documentación jurídica en general existe un sector más restringido, que es la Documentación Jurídica Internacional.

Para una autora, el primer rasgo común y definitorio de la Documentación Internacional es el hecho de su génesis documental: la procedencia de las Organizaciones Internacionales. Por tanto define a la “Documentación Internacional como el sector de la Documentación Jurídica que se ocupa de la información producida por las Organizaciones Internacionales”[4].

A los fines de este trabajo adoptaré un concepto más amplio de documentación del Derecho Internacional, que no se encuentre limitado a la documentación proveniente exclusivamente de organizaciones internacionales, sino que también incluya documentación del derecho internacional proveniente de fuentes nacionales.

Adaptando al derecho internacional la clasificación sugerida por Macia, podemos distinguir entre documentación normativa, que se compone principalmente de tratados internacionales, aunque también debemos incluir aquí a las normas de derecho internacional de fuente interna.

Dentro de esta categoría también podemos incluir a los trabajos preparatorios realizados en el marco de la elaboración y discusión de los tratados en el seno de los centros productores de normas.

La documentación jurisprudencial estará integrada por las sentencias de los tribunales internacionales, incluyendo a la documentación relacionada con la tramitación de causas ante los mismos. También incluimos dentro de este subtipo de documentación a las sentencias dictadas por tribunales nacionales relativos a temas de derecho internacional. Por último, también incluimos aquí a los laudos emanados de tribunales arbitrales.

Finalmente, la documentación de la doctrina del derecho internacional no presenta mayores diferencias con la clasificación ya señalada, más allá de su especialización temática.

 

II- Acceso a la documentación del Derecho Internacional. El acceso a la información como derecho humano.

En el mes de julio del año 2002 la UNESCO organizó en Santo Domingo, República Dominicana, las jornadas sobre “Marcos legales que garantizan y promueven el libre acceso de los ciudadanos y de los medios de comunicación a las fuentes de información pública: Análisis de casos en América Latina”. Al final de los debates los asistentes prepararon, discutieron y aprobaron la “Carta de Santo Domingo por el Libre Acceso a la Información Pública”.

Entre otras consideraciones, en ese texto se apunta que “el libre acceso de las personas a las fuentes de información pública es un derecho humano universal y un principio democrático inherente al derecho a la información, a la libertad de expresión y de prensa” y que tal acto contribuye al combate a la corrupción y “a la cultura del secreto como práctica, y asegura un mayor grado de eficiencia en el manejo de la cosa pública”; y luego se agrega que “el libre acceso de las personas a las fuentes de información pública es un derecho humano universal y un principio democrático inherente al derecho a la información, a la libertad de expresión y de prensa”[5].

Posteriormente, el 19 de septiembre de 2006, y en lo que constituye otro hito en la materia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó sentencia en el caso "Claude Reyes y Otros vs. Chile" donde reconoció el acceso a la información pública como derecho humano integrante del derecho a la libertad de pensamiento y de expresión.

En junio de 2009, la Asamblea General de la OEA encomendó al Departamento de Derecho Internacional la elaboración de un proyecto de Ley Modelo sobre Acceso a la Información, que fue aprobada en la cuadragésima sesión ordinaria de la Asamblea General, celebrada en Junio 2010.

Si bien es cierto que cuando se analiza el acceso a la información pública no se tiene en mente a la documentación jurídica per se, sino a otro tipo de información (v.gr. declaraciones juradas de bienes), no existe ningún motivo por el cual la documentación jurídica no deba recibir el mismo tratamiento, siempre que se trate de información jurídica pública (legislación y jurisprudencia, principalmente).

Íntimamente relacionado con esta cuestión debe destacarse el surgimiento de un movimiento a favor del acceso gratuito al derecho[6]. Este movimiento está integrado por institutos de información jurídica de diversos países que se han unido para formar el World Legal Information Institute (WorldLII)[7] que brinda acceso a mas de 270 bases de datos de 20 países.

Estos institutos de información jurídica se reunieron en Montreal en 2002, y suscribieron la “Declaración sobre el acceso gratuito al derecho”, que luego tuvo sucesivas modificaciones en las reuniones de Sydney (2003), Paris (2004) y Montreal (2007)[8]:

 

Declaración sobre el acceso gratuito al derecho

Los institutos de información jurídica del mundo, reunidos en Montreal, declaran que:

         La información jurídica pública de todos los países y de las instituciones internacionales forma parte del patrimonio común de la humanidad. La optimización del acceso a dicha información promueve la justicia y el estado de derecho;

         La información jurídica pública se considera propiedad digital colectiva y debe ser accesible a todos libremente y sin fines de lucro;

         Las organizaciones como los institutos de información jurídica tienen derecho de publicar información jurídica pública y los entes públicos que producen y controlan dicha información deben proporcionar acceso a la misma para permitir que otras partes la publiquen.

La información jurídica pública comprende la información jurídica producida por organismos públicos que tienen el deber de crear leyes y hacerlas públicas. Incluye las fuentes primarias del derecho, como la legislación, la jurisprudencia y los tratados, así como diferentes fuentes públicas secundarias (interpretativas), como los informes sobre el trabajo preliminar y la reforma de la ley y las consiguientes comisiones investigadoras. Incluye también los documentos jurídicos producidos mediante la financiación pública.

Los materiales jurídicos secundarios (interpretativos) producidos con financiación pública deberían ser accesibles libremente pero no siempre es posible o apropiado obtener el permiso para volver a publicarlos. En particular, el acceso a becas jurídicas puede ser proporcionado mediante depósitos de becas jurídicas, institutos de información jurídica u otros medios.

Los institutos de información jurídica:

         Difunden por internet información jurídica pública proveniente de más de un organismo público;

         Proporcionan acceso público libre, gratuito y anónimo a dicha información;

         No impiden que otros obtengan información jurídica pública de sus fuentes y la publiquen, y

         Apoyan los objetivos establecidos en la presente Declaración.

Todos los institutos de información jurídica están invitados a participar en redes regionales o mundiales de libre acceso al derecho.

Por consiguiente, los institutos de información jurídica deciden:

         Promover y apoyar el libre acceso a la información jurídica pública en todo el mundo, principalmente a través de la red;

         Reconocer el papel primario de las iniciativas locales que permiten el libre acceso a la información jurídica nacional pertinente;

         Cooperar en la consecución de estos objetivos y, en particular, ayudar a las organizaciones en países en desarrollo a alcanzar estas metas, reconociendo los beneficios recíprocos que todos obtienen al tener acceso mutuo a las leyes de los distintos países;

         Ayudarse mutuamente y apoyar, dentro de sus posibilidades, a otras organizaciones que comparten estos objetivos en relación con:

         La promoción, ante los gobiernos y otras organizaciones, de la política pública conducente a la accesibilidad de la información jurídica pública;

         La ayuda técnica, el asesoramiento y la capacitación;

         La elaboración de normas técnicas abiertas;

         El intercambio a nivel académico de los resultados de la investigación.

         Reunirse por lo menos una vez al año e invitar a otras organizaciones que también son institutos de información jurídica a que se suscriban a esta declaración y participen en las reuniones, de conformidad con los procedimientos que establecerán las partes signatarias de la presente Declaración;

         Facilitar información clara a los usuarios finales de la información jurídica pública con respecto a las condiciones de reutilización de dicha información, cuando esto sea factible.

 

III- Las nuevas tecnologías y el acceso a la información.

Las tecnologías de la información y las comunicaciones –también conocidas como TICs- abarcan una muy amplia gama que incluye desde los métodos de interconexión descentralizada de redes de computadoras –de las que Internet es el ejemplo más paradigmático- hasta la telefonía celular[9]. Se trata, en definitiva, de tecnologías que permiten gestionar la información, almacenarla y recuperarla luego, enviarla de un sitio a otro, y procesarla.

Si algo caracteriza a las tecnologías la información y la comunicación es su carácter dinámico y su rápida obsolescencia. Sin dudas el telégrafo o el télex fueron en su momento consideradas nuevas tecnologías revolucionarias y hoy son piezas de museo. Esta obsolescencia se produce con una rapidez que aumenta exponencialmente, al igual que aumenta la capacidad de almacenamiento de la información.

Hace veinte años, el profesor Losano, presidente del Centro Automático de Documentación de la Universidad de Milán, publicó un trabajo titulado "De la pluma de ganso al rayo láser: nuevas tecnologías para los bancos de datos y las editoriales", donde realizaba un panorama de las tecnologías ópticas en sus diferentes variantes, para concluir con el análisis del videodisco como “revolucionario” soporte aplicado a la informática jurídica y a la industria editorial.

Hoy nos provoca risa ese elogio del disco compacto y éste ha sido prácticamente abandonado por la industria informática. Son pocas las computadoras personales nuevas que se venden con lectoras de discos compactos y seguramente éstos seguirán rápidamente el mismo camino que los ya olvidados diskettes de 3 ½" o de 5 ¼".

Un diskette tenía una capacidad de almacenamiento de 1,44 mb; el disco compacto multiplicaba por quinientos esa capacidad y llegaba a los 700 mb. En la actualidad la mayoría de nosotros tiene mil veces esa capacidad de almacenamiento permanentemente en nuestro bolsillo en los teléfonos celulares. Y la capacidad de almacenamiento de una memoria USB o un disco rígido externo estándar puede superar holgadamente el equivalente de un millón de disquetes. Y ello si pensamos en soportes físicos de almacenamiento sin considerar que el almacenamiento en la llamada “nube” es potencialmente ilimitado.

“La revolución que ha generado en la sociedad la introducción de las nuevas tecnologías de la información es hoy indiscutible. Su influjo ha sido de tal magnitud que los especialistas no han dudado en advertir que las nuevas tecnologías han producido y producirán cambios tan profundos en la sociedad, que tales progresos han dado paso a una nueva etapa de la historia de la humanidad: la de la sociedad de la información.

La citada revolución se explica, al menos en parte, por el desarrollo y la incorporación masiva de dos fenómenos tecnológicos: la informática y las telecomunicaciones, elementos que unidos han posibilitado la creación y el desarrollo de Internet, e Internet ha constituido, a su vez, el elemento simbólico y más significativo de lo que se ha dado por llamar las nuevas tecnologías de la información”[10].

Desde un principio la relación entre derecho e informática ha ofrecido dos líneas de estudio bien diferenciadas: por un lado, los aspectos normativos derivados del uso de la informática, o derecho informático, y por otro lado, la aplicación de la informática en el tratamiento de la información jurídica, también conocida como Informática Jurídica.

El surgimiento de la Informática Jurídica se ha establecido en Estados Unidos con el surgimiento de las primeras bases de datos jurídicas en las décadas del 60 y 70, aunque algunos autores retrotraen esa fecha hasta los fines de la segunda guerra mundial.

Páez Mañá define a las bases de datos jurídicas como “aquellos conjuntos de documentos jurídicos básicos (legislación, jurisprudencia, interpelaciones parlamentarias y doctrina), almacenados en soportes magnéticos o de cualquier otro material y susceptibles de ser tratados, recuperados y transmitidos de forma total o parcial mediante procedimientos y medios informáticos, que con la aplicación de técnicas derivadas de la utilización de la informática jurídica pretenden ser utilizados con una finalidad divulgadora pública y generalizada de su contenido”[11].

Las grandes bases de datos jurídicas que conocemos en la actualidad hacen su aparición a partir de los años setenta. En Estados Unidos, en 1973 se presenta el sistema LEXIS. Y su principal competidor fue desarrollado por la editorial jurídica más importante de Estados Unidos, West Publishing, que en 1975 presentó su sistema WESTLAW[12]. Estas dos bases de datos son las que continúan hasta el día de hoy dominando el mercado de bases de datos jurídicas en los Estados Unidos y en el resto del mundo.

La revolución de las nuevas tecnologías de la información es un hecho indiscutible debido a su capacidad de penetración en todos los ámbitos y aspectos de la sociedad. Internet se ha convertido en una herramienta básica de comunicación y en la fuente de fuentes de información.

Desde el año 2000 en adelante, Internet se utiliza no solo para comunicar sino para procesar y almacenar información. Además, actualmente los usuarios particulares generan grandes volúmenes de contenidos multimedia utilizando lo que se ha dado en llamar la Web 2.0.

La facilidad de publicación que brinda la web ha actuado como un incentivo para que distintas instituciones decidan tomar un papel activo en la difusión electrónica de información jurídica como servicio a la sociedad en su conjunto. Un número importante de bases de datos es accesible de modo gratuito.

Hoy, el volumen de información a nuestro alcance se multiplica de forma exponencial, dejando al descubierto la necesidad de un “filtro” que nos permita obtener únicamente la información relevante que responda de forma exhaustiva a nuestras necesidades informativas. En una era en la que el tiempo es el factor determinante de nuestra sociedad y clave para el mundo empresarial, no se puede concebir la pérdida de tiempo que supone la necesidad de evaluar, organizar, descartar y seleccionar, de entre la enorme cantidad de información disponible, aquella que realmente requerimos.

El ámbito jurídico no queda fuera de esta tendencia, y así, a la par que crece la necesidad de información de abogados, jueces, documentalistas, periodistas, y del ciudadano en general, los medios para conseguirla aumentan. Internet ha posibilitado que la información jurídica sea considerablemente más accesible y que este acceso sea prácticamente inmediato. Internet, a pesar del gran volumen de información que contiene, ha facilitado que ésta sea difundida y accesible (bien gratuitamente o bien pagando), rompiendo las barreras de espacio y tiempo. Este aumento de la accesibilidad a la documentación jurídica ha venido acompañado de un aumento considerable del número de recursos disponibles para el tratamiento de dicha información[13].

Creo que hemos perdido el poder de asombro ante las novedades tecnológicas, y ni siquiera aquellos que no somos nativos digitales apreciamos en su real dimensión el poder que tiene internet para distribuir la información de manera amplia, rápida y barata.

La formación jurídica, hoy por hoy, donde las nuevas tecnologías permiten disponer de un volumen considerable de información en un breve periodo de tiempo, no es una cuestión de accesibilidad –como sí lo era hace unos pocos años-, sino de calidad[14].

 

IV- bases de datos de tratados y otras normas de derecho internacional

 

a)    Naciones Unidas

El derecho internacional es uno de los temas de mayor importancia para las Naciones Unidas y ello se refleja en la cantidad y calidad de documentación que produce. Una proporción muy grande de esa documentación se encuentra disponible en línea:

• Todos los documentos de las Naciones Unidas a partir de 1993;

• Todas las resoluciones de los órganos principales a partir de 1946;

• Todos los documentos plenarios del Consejo de Seguridad a partir de 1946 en los idiomas inglés, francés y español;

• Todos los suplementos de los documentos oficiales de la Asamblea General a partir de 1946;

• Los documentos de fechas anteriores se encuentran en proceso de ser digitalizados y a diario se agregan nuevos documentos.

El Sistema de Archivo de Documentos de las Naciones Unidas (SAD) es un sistema que permite acceder mediante una página de internet a todos los documentos oficiales de las Naciones Unidas publicados a partir de 1993[15]. El SAD también permite consultar las resoluciones de la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social y el Consejo de Administración Fiduciaria aprobadas a partir de 1946.

El Anuario Jurídico de la ONU, que proporciona el panorama de las actividades jurídicas de la organización durante el año, también se encuentra disponible en línea (http://www.un.org/law/UNJuridicalYearbook/index.htm).

Este brevísimo repaso a la documentación de Naciones Unidas disponible en línea no estaría completo si una referencia a la Colección de Tratados de las Naciones Unidas que se encuentra disponible en los idiomas inglés y francés en el sitio https://treaties.un.org/

El Art. 102 de la Carta de las Naciones Unidas establece que:

1.  Todo tratado y todo acuerdo internacional concertados por cualesquiera Miembros de las Naciones Unidas después de entrar en vigor esta Carta, serán registrados en la Secretaría y publicados por ésta a la mayor brevedad posible.

2.  Ninguna de las partes en un tratado o acuerdo internacional que no haya sido registrado conforme a las disposiciones del párrafo 1 de este Artículo, podrá invocar dicho tratado o acuerdo ante órgano alguno de las Naciones Unidas.

Todos los tratados registrados en la Secretaría de conformidad con el artículo 102 se encuentran disponibles en la base de datos United Nations Treaty Series (UNTS).

Además, puede consultarse la base de datos MTDGS (Multilateral Treaties deposited with the Secretary-General) que contiene, como su nombre lo indica, todos los tratados multilaterales depositados en la Secretaría General (más de 550 tratados a la fecha).

La base de datos consolida toda la información referente a los tratados: firma, ratificación, accesión, denuncias, notificaciones, reservas, declaraciones y objeciones.

 

b)    Organización de los Estados Americanos

En la página de internet de la Organización de los Estados Americanos también puede consultarse gran cantidad de documentación jurídica.

La Secretaría de Asuntos Jurídicos (SAJ) cumple la función de depositario de los tratados multilaterales interamericanos y de sus instrumentos de ratificación que la Carta de la Organización confiere a la Secretaría General (art. 112, f). Asimismo cumple la función de depositaria de los acuerdos bilaterales celebrados por los órganos de la OEA con los Estados americanos o con otros organismos interamericanos o entidades nacionales de países miembros u observadores.

Además de las restantes funciones que cumple la Secretaría de Asuntos Jurídicos en su calidad de depositario, se ocupa, en lo aquí nos interesa, de mantener y difundir una base documental electrónica de datos sobre los tratados interamericanos.

 

c)     Mercosur

El sitio oficial del Mercosur (http://www.mercosur.int/) contiene una sección denominada “Normativa y Documentos Oficiales” en la que se pueden consultar y descargar los Textos Fundacionales del Mercosur, todos los Tratados, Protocolos y Acuerdos, Decisiones, Resoluciones, Directivas, Recomendaciones y acceder al Boletín Oficial del Mercosur.

La base de datos de Documentación oficial del MERCOSUR -que se actualiza diariamente- contiene documentos a partir de 1991. Es posible consultar en línea todos esos documentos y descargarlos y se pueden hacer búsquedas generales que permiten acceder a los documentos a través del tipo de documento, órgano, fecha de la reunión y por palabras, o realizar una combinación de las opciones. También se puede buscar la documentación emanada de cada órgano o de cada reunión.

 

d)    Unión Europea

La web oficial de la Unión Europea puede consultarse en el sitio http://europa.eu/. una de las secciones del sitio se denomina “Derecho de la UE” y en ella se explica sucintamente y con una finalidad de divulgación en qué consiste el derecho “primario” y “derivado” de la Unión.

En esa misma sección se incluyen links al sitio EUR-Lex (http://eur-lex.europa.eu) que ofrece gratuitamente, y en las 24 lenguas oficiales de la UE, el Diario Oficial de la Unión Europea, la legislación de la UE (tratados, directivas, reglamentos, decisiones, legislación consolidada, etc.), los textos preparatorios (propuestas legislativas, informes, libros verdes y blancos, etc.), la jurisprudencia de la UE (sentencias, autos, etc.), entre otros documentos.

Dentro del mismo sitio EUR-Lex se encuentra disponible una segunda base de datos llamada N-Lex, que permite buscar legislación interna de cada país miembro de la Unión directamente en sus bases de datos a través de un formulario estándar disponible en todas las lenguas oficiales de la UE.

 

e)     Conferencia de La Haya

El sitio de la Conferencia de la Haya de Derecho Internacional Privado puede ser consultado en los idiomas oficiales de la Conferencia (inglés y francés) pero gran parte de la documentación se encuentra disponible también en otros 25 idiomas, incluyendo el español.

El sitio provee gran cantidad de información concerniente a la Conferencia, incluyendo todos los Estados Miembros de la Conferencia y los estados contratantes no miembros, con un mapa que permite visualizar gráficamente los países conectados por la Conferencia.

Además, se incluyen el Estatuto y los reglamentos de la Conferencia, y todos los Convenios, Protocolos y Principios elaborados en su seno. Respecto de cada instrumento se encuentra disponible el texto completo, junto con las traducciones a diferentes idiomas, el estado actual de ratificaciones, las autoridades, publicaciones de la Conferencia sobre el tema, y listados de jurisprudencia y bibliografía.

El sitio también contiene secciones especializadas con abundante documentación adicional. Entre ellas podemos mencionar las secciones sobre apostilla, notificación, obtención de pruebas, sustracción de niños, adopción internacional, cobro de alimentos, entre otras.

Por último, se incluyen enlaces a las publicaciones de la Conferencia y a los trabajos en curso.

 

f)     Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina. Biblioteca Digital de Tratados

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto ha publicado en su sitio web una base de datos llamada Biblioteca Digital de Tratados, disponible en la dirección (http://tratados.mrecic.gov.ar/index.php).

En esta biblioteca de tratados se incluyen los instrumentos celebrados por nuestro país y sus instituciones durante sus casi doscientos años de existencia. Según se aclara en el sitio, “se ha decidido incluir a los acuerdos en vigor así como a aquellos instrumentos que no lo están o no tienen vigencia a fin de poder satisfacer no solo las consultas sobre las normas vigentes sino también la enorme cantidad de requerimientos de investigadores, historiadores y organizaciones no gubernamentales que se interesan por instrumentos no vinculantes y acuerdos que no llegaron a entrar en vigor, que se han extinguido o que revisten carácter interinstitucional”.

La base tiene un completo buscador que permite discriminar por tipo de tratado (bilaterales, multilaterales, etc.), por título, por estado, por fecha de firma, vigor y extinción, y por materia, entre otros.

Celebro la iniciativa pero considero casi una obligación moral señalar que al realizar algunas búsquedas aleatorias de prueba he detectado que el buscador no funciona correctamente. Por ejemplo, una búsqueda en la materia “Arbitraje” no ofrece entre los resultados ni a la Convención de Nueva York de 1958 sobre el reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales extranjeras ni a la Convención Interamericana sobre Arbitraje Comercial Internacional. Seguramente se trata de errores aislados que serán corregidos en cuanto sean detectados.

Otras dos cuestiones que considero deberían ser corregidas son, por un lado, el descargo de responsabilidad conforme al cual el Ministerio “no se hace responsable por eventuales errores, datos faltantes o demoras en la publicación de los datos en la Biblioteca Digital de Tratados…”. En lugar de incluir estos descargos deberían tratar de asegurarse que la información contenida completa, actualizada y correcta. En definitiva, se trata de información pública cuya publicidad debe ser asegurada por el Estado. Máxime cuando en muchas ocasiones no se cumplen adecuadamente con las prescripciones de la ley 24.080 sobre Actos y hechos referidos a tratados o convenciones internacionales en los que la Nación sea parte, que prescribe su publicación.

La segunda cuestión que en mi opinión debe ser modificada radica en la prohibición de incluir enlaces a la Biblioteca Digital de Tratados, total o parcialmente, aún citando la fuente, sin la autorización de la Dirección de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto instrumentada por escrito. No comprendo las razones que pueden justificar esta prohibición de una actividad que, en definitiva, no hace sino contribuir al conocimiento y difusión de una herramienta que de por sí considero valiosa. Espero, finalmente, que el hecho de incluir la dirección en este trabajo no se considere un enlace que viole tal prohibición.

 

V- Bases de datos de jurisprudencia

 

a)    Corte Internacional de Justicia

En el sitio de la Corte Internacional de Justicia (http://www.icj-cij.org/) se encuentra disponible (gratuitamente y en texto completo) gran cantidad de documentación relativa a los procedimientos –consultivos y contenciosos- tramitados ante la Corte, incluyendo todos los fallos, opiniones consultivas y providencias dictadas por la Corte.

Además, y respecto de cada uno de los casos tramitados ante ella, puede accederse a las ordenes, memoriales de las partes, reportes de prensa, entre otros.

El contenido total del sitio de la Corte está disponible solamente en los dos idiomas oficiales de ésta (francés e inglés). Sin embargo, un cierto número de documentos han sido puestos a disposición en español: Carta de las Naciones Unidas, Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, Reglamento de la Corte Internacional de Justicia, Breve reseña sobre la Corte, Preguntas y respuestas acerca de la Corte, Resúmenes de los fallos, opiniones consultivas y providencias de la Corte Internacional de Justicia (1948-1991; 1992-1996; 1997-2002), texto íntegro de ciertas opiniones consultivas emitidas por la Corte Internacional de Justicia, y los Informes anuales de la Corte a la Asamblea General.

 

b)    CLOUT (Case Law on UNCITRAL Texts). Base de sentencias y laudos sobre textos de CNUDMI[16]

La Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) ha establecido desde 1998 un sistema para la recopilación de decisiones judiciales y laudos arbitrales relativos a los convenios, convenciones y leyes modelo emanados de la Comisión. El sistema se conoce por la sigla “CLOUT” (Case law on UNCITRAL texts).

La finalidad del sistema es dar a conocer los textos jurídicos en cuya preparación o aprobación haya intervenido la Comisión, y colaborar en la difusión de la información jurisprudencial para que los jueces, árbitros, abogados, partes en operaciones mercantiles y demás personas interesadas puedan tener fácil acceso a las decisiones judiciales y arbitrales relativas a esos textos al ir a resolver asuntos que sean de su competencia y promover cierta uniformidad en su interpretación y aplicación[17].

La base de datos CLOUT tiene un buscador que permite realizar búsquedas por palabra libre, por país o por texto legislativo. Tiene también un sistema de tesauro con la finalidad de facilitar la consulta y resúmenes de los casos incluidos. Además, se han elaborado compendios de jurisprudencia relativa a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Contratos de Compraventa Internacional de Mercaderías o Ley Modelo de la CNUDMI sobre Arbitraje Comercial Internacional.

 

c)     INCADAT. Base de datos sobre la sustracción internacional de niños.[18]

La Oficina Permanente de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado creó en el año 1999 la Base de datos sobre la sustracción internacional de niños (INCADAT). Esta base permite acceder a sentencias que aplican el Convenio de La Haya de 1980 sobre los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, así como también otras decisiones relevantes sobre sustracción internacional de niños.

INCADAT comprende sumarios de decisiones que permiten hacer búsquedas exhaustivas, con enlaces a los textos completos de las sentencias y un compendio de análisis jurídico en inglés, francés y español.

Además de la base de datos de jurisprudencia, el sitio INCADAT incluye enlaces a los listados de bibliografía relativa a la sustracción internacional de menores y al Convenio de La Haya de 1980 sobre Sustracción de Menores, a las Guías de Buenas Prácticas elaboradas por la Oficina Permanente de la Conferencia de La Haya relevantes para casos de sustracción internacional de menores, y a distintos Instrumentos Legales -globales, regionales y bilaterales- que resultan relevantes para casos de sustracción internacional de menores. Por último, debe destacarse que contiene dos secciones especiales, una dedicada a la Convención Interamericana sobre Restitución Internacional de Menores y otra dedicada a casos en los cuales el Convenio de La Haya sobre Sustracción de Menores no resulta de aplicación.

 

VI- Bases de datos de doctrina

a)    Cursos de la Academia de La Haya de Derecho Internacional

Todos los cursos dictados desde el año 1923 en la Academia de La Haya de Derecho Internacional son publicados en el idioma original en el que fueron dictados. Esta colección se conoce con el nombre de Collected Courses of the Hague Academy of International Law (en inglés) o Recueil des Cours de l'Académie de Droit International de La Haye (en francés).

Toda la colección, desde el volumen Nº 1, ha sido digitalizada y se encuentra disponible a texto completo en la base de datos de Brill. La colección en línea abarca más de 330 volúmenes y constituye, sin duda alguna, uno de los recursos más importantes para la investigación del derecho internacional, tanto público como privado.

El acceso a esta base de datos es pago, pero pueden adquirirse pases diarios, semanales o mensuales que lo hacen (un poco) más accesible. También se encuentra disponible en algunas bibliotecas, por ejemplo en la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

 

b)    Red de investigación en ciencias sociales (Social Science Research Network - SSRN)

Social Science Research Network (SSRN) es una red social dedicada a la rápida difusión en todo el mundo de la investigación en ciencias sociales. Se compone de una serie de redes de investigación especializadas en varias ramas, entre las que se incluye el derecho.

Cada una de estas redes fomenta la distribución anticipada de los resultados de la investigación mediante la publicación de resúmenes. Los usuarios también pueden suscribirse a listas de distribución que cubren una amplia gama de temas. Numerosas editoriales colaboran con la plataforma, proporcionando los artículos para su distribución a través de eLibrary SSRN y referencias para su publicación en revistas electrónicas de SSRN.

El eLibrary SSRN está compuesto por una base de datos de resúmenes (el artículo a texto completo puede descargarse en formato pdf) y por una biblioteca de libros electrónicos que contiene el texto completo de más de 167.600 documentos de trabajo.

Las redes invitan a los usuarios a comunicarse directamente con los autores y otros abonados en materia de investigación tanto de su propia disciplina como de otras ajenas. La red también permite la búsqueda de documentos por título, autor, tema o revista y ver los índices de popularidad de artículos, autores e instituciones según el número de descargas o las citas.

En la actualidad la red cuenta con trabajos de más de 285.000 autores y tiene 1.700.000 usuarios, lo que permite valorar la importancia de esta base de datos.

La gran ventaja de esta red es que su utilización es absolutamente gratuita.

 

c)     Westlaw

Westlaw es una herramienta que reúne una colección de bases de datos jurídicas internacionales. O dicho en otras palabras, es una base de datos de bases de datos. La cantidad de información disponible en este servicio es inconmensurable y baste señalar que las bases de datos a las que se puede acceder son más de 14.000.

Si bien como ya se dijo su origen se encuentra en Estados Unidos, también puede encontrarse material del resto del mundo y, por supuesto, de derecho internacional.

Aunque la hemos ubicado entre las bases de datos de doctrina, en realidad en ella podemos encontrar todo tipo de información jurídica: leyes, tratados, revistas jurídicas, libros, periódicos, sentencias, diccionarios.

 

d)    Kluwer Arbitration

Kluwer Arbitration es probablemente una de las bases de datos más completas que existen sobre arbitraje internacional. Contiene decenas de libros sobre el tema, entre los que podemos mencionar: Comparative International Commercial Arbitration, Lew, Mistelis; Fouchard Gaillard Goldman on International Commercial Arbitration, Savage, Gaillard (ed); Guide to ICSID Arbitration, Reed, Paulsson; Guide to the ICC Rules of Arbitration, Schwartz y Derains; International Commercial Arbitration, Born.

Además, pueden consultarse todos los Anuarios de Arbitraje Internacional del International Council for Commercial Arbitration (I.C.C.A.), y numerosas revistas especializadas en la material, incluyendo el Journal of International Arbitration, la Revue de l'Arbitrage y el ASA Bulletin.

Además del material de doctrina, la base de datos incluye tratados multilaterales, tratados bilaterales, legislación interna, reglas de las instituciones administradoras de arbitraje, sentencias y comentarios a sentencias de tribunales estatales y material exclusive de casos y laudos de la Cámara de Comercio Internacional.

 

VII- Blogs jurídicos

Un blog es, según el Diccionario de la lengua española, un sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores[19].

Si bien existen algunos antecedentes previos, la explosión del fenómeno del blogging se produjo en la década del 2000, principalmente como consecuencia de la aparición de sitios web que brindaban herramientas, plantillas de diseño y servicios de alojamiento gratuito, lo que posibilita que cualquier persona sin necesidad de contar con conocimiento técnico específico, pueda crear y publicar su propio blog.

Entre los servidores de blogs más populares debemos destacar a Blogger (propiedad de Google) y a Wordpress.

Aunque muchos blogs han tenido su origen en estas plataformas gratuitas, es común que a medida que evolucionan y se consolidan, migren hacia servicios de alojamiento pagados que les permiten contar con dominio propio, mayores opciones de personalización y diseño del sitio, entre otras herramientas.

Podemos distinguir entre blogs principalmente textuales o hipertextuales, fotoblogs, audioblogs y videoblogs, aunque claramente la evolución del fenómeno blog –y de internet en general- nos conduce hacia una realidad multimedia en la que se incluyen todos estos contenidos.

Desde el punto de vista de su contenido, existen blogs de todos los temas (periodísticos, de música, de cine, personales, de viajes, y un larguísimo etcétera) y, por supuesto blogs con contenido jurídico en general, y de derecho internacional en particular, que son los que interesan a nuestros fines.

Los blogs jurídicos son también conocidos como blawgs –en un juego de palabras que nace de la conjunción entre blog y law-.

Dentro del universo de los blogs jurídicos encontramos sitios de muy diferente naturaleza y con distinta finalidad. Algunos de ellos presentan un contenido muy general y tienen una finalidad de difusión del derecho, mientras que otros sitios son muy especializados y se dirigen principalmente a los especialistas en esa materia. Algunos blogs son unipersonales y administrados casi artesanalmente por su autor, mientras que otros tienen editores y verdaderos seleccionados internacionales de especialistas. Muchos de estos blogs son esponsoreados por grandes estudios jurídicos internacionales, asociaciones u organismos internacionales, e incluso algunos de ellos son desprendimientos de editoriales o revistas dedicadas al derecho internacional.

Lo que caracteriza a todos los blogs, más allá de las diferencias apuntadas, es que en todos ellos la información analizada suele tener un mayor grado de inmediatez con la realidad, y su tratamiento es más breve e informal que en las revistas especializadas. Esto de ninguna manera implica necesariamente un menor rigor científico en el tratamiento de la información.

Otra característica que distingue a los blogs, es que permite la realización de comentarios por parte de los lectores, lo que enriquece la discusión y en muchas ocasiones genera un dialogo entre el autor y los lectores.

En la búsqueda de blogs que traten temas de nuestro ámbito de especialización seguramente nuestra primera aproximación estará dada por una búsqueda en los buscadores web (léase google). Sin embargo, también podemos recurrir a los directorios de blogs jurídicos que clasifican y agrupan temáticamente a los blogs jurídicos. Por ejemplo podemos mencionar Blawg Directory del American Bar Association Journal (http://www.abajournal.com/blawgs). Otra alternativa consiste en recurrir a los listados de blogs recomendados (o blogroll) que prácticamente todos los blogs incluyen, y en donde recomiendan otros sitios de temática similar.

A continuación pasaré revista, a modo de ejemplo, a una breve selección de blogs jurídicos. Esta selección no pretende de manera alguna ser exhaustiva y la lista seguramente podrá ser ampliada por muchísimos otros blogs.

 

Letters Blogatory

Letters Blogatory. The blog of international judicial assistance” es un blog creado por Ted Folkman dedicado a la cooperación o asistencia judicial internacional. Analiza la jurisprudencia federal y estadual de de Estados Unidos en materia de notificaciones en el extranjero, cooperación en materia probatoria y reconocimiento de sentencias. Ocasionalmente también analiza sentencias relevantes de otros países sobre esos temas. Ha realizado coberturas especiales por ejemplo del caso “Lago Agrio” y ha organizado un simposio on line sobre el tema Forum non conveniens y reconocimiento de sentencias extranjeras.

Fue elegido como uno de los cien mejores blogs legales por ABA Journal en los años 2012 y 2014.

 

Cartas Blogatorias

Cartas Blogatorias nació en el año 2014 como una versión en español para Iberoamérica, de Letters Blogatory.

Los autores del blog son Javier Ochoa Muñoz y Claudia Madrid Martínez. Además, el blog posee corresponsales en Argentina (María Blanca Noodt Taquela), Brasil (Renata Alvares Gaspar y Luciane Klein Vieira), Costa Rica (Juan José Obando Peralta), España (Laura Carballo Piñeiro), México (María Mercedes Albornoz), Paraguay (José Antonio Moreno Rodríguez) y Uruguay (Cecilia Fresnedo de Aguirre).

Como explican sus propios autores, “La idea fundamental de Cartas Blogatorias es proporcionar información del momento, tanto a abogados y a jueces, como a académicos y estudiantes, sobre lo que ocurre en Iberoamérica en lo relativo a la cooperación o asistencia judicial internacional y en general sobre asuntos relativos a los litigios internacionales”.

 

Opinio Juris

Opinio Juris (http://www.opiniojuris.org) es un blog y un foro de debate sobre derecho internacional y relaciones internacionales. Fue creado en el año 2005 por Chris Borgen.

 

IntLawGrrls

IntLawGrrls. Voices on international law, policy, practice (http://ilg2.org) es un blog que fue creado en el año 2007 y que luego de un breve impasse fue relanzado en el año 2013. Se caracteriza –como su nombre lo indica- porque sus autoras son principalmente mujeres (aunque algunos hombres han escrito por invitación).

El blog tiene más de 300 colaboradoras y se dedica a todos los ámbitos del derecho internacional.

 

Investment treaty arbitration law

Italaw (http://www.italaw.com/) investment treaty arbitration law es un blog editado por el profesor Andrew Newcombe dedicado el arbitraje de inversiones. El sitio recopila laudos, decisiones y otros materiales relacionados exclusivamente con el arbitraje de inversiones. También publica un newsletter mensual sobre la materia.

 

Conflicts of laws.net

Conflicts of laws.net. News and Views in Private International Law (conflictsoflaws.net) es un blog que fue creado en el año 2006 con la intención declarada de constituirse en un portal de noticias y discusión del derecho internacional privado (conflicto de leyes). El blog tiene un enfoque internacional que se ve reflejado, y es consecuencia, de un equipo de editores proveniente de diferentes países. Entre ellos podemos mencionar a Giorgio Buono, Gilles Cuniberti, Martin George, y Marta Requejo, entre muchos otros.

El blog está asociado al Journal of Private International Law, que es la primera revista en idioma inglés dedicada exclusivamente al derecho internacional privado.

 

DIPr Argentina.com

DIPr Argentina (http://diprargentina.com) es un blog especializado en Derecho Internacional Privado, creado en el año 2006, que contiene comentarios a fallos, artículos de doctrina, notas bibliográficas y novedades en la materia. El sitio tiene una sección de fallos que reúne jurisprudencia argentina de la materia (más de 1500 fallos) sistematizada por temas y con palabras claves que facilitan su comprensión. También tiene un buscador interno que permite encontrar rápidamente los fallos por tema, tribunal o nombre de las partes. Otra de las secciones del sitio se encuentra dedicada a las normas de la materia (alrededor de 200 tratados).

 

Millennium Dipr

Millennium Dipr (http://www.millenniumdipr.com) es el sitio web de la Asociación Jurídica Internacional universitaria Millennium DIPr. Presenta una sección dedicada a los estudiantes, con una selección de sentencias de derecho internacional privado, colaboraciones, casos prácticos y modelos de exámenes. Además tiene una sección actualidad y opinión, y eventos y noticias. Es de destacar la llamada Bitácora Millenium DIPr que es una publicación periódica on line y en código abierto, especializada en Derecho Internacional Privado de la Unión Europea, Derecho Internacional Privado español y Derecho Interregional.

Según sus autores, Millennium Dipr tiene por objeto difundir y acercar el Derecho Internacional Privado a toda la sociedad. Para ello se potencian iniciativas centradas en la presencia en internet y en redes sociales, así como diferentes actividades presenciales, siendo especialmente relevante la celebración del Certamen Internacional Millennium de Derecho Internacional Privado.

 

Kluwer Arbitration Blog

Kluwer Arbitration Blog (http://kluwerarbitrationblog.com/) es un blog dedicado a temas relacionados con el arbitraje internacional en el que escriben muchos de los mayores especialistas del mundo en el tema.

El blog es una publicación de Kluwer Law International, que es una de las empresas multinacionales líderes en el mercado de servicios de información profesional, y funciona como un desprendimiento gratuito de la base de datos Kluwer Arbitration a la que ya hicimos referencia.

 

VIII- Reflexiones finales

Gracias a los avances de las modernas tecnologías de la información y, en particular, a las telecomunicaciones e internet, hoy más que nunca podemos afirmar, desde esta perspectiva, que vivimos en una verdadera "aldea global".

Las nuevas tecnologías nos ofrecen extraordinarias posibilidades para el acceso a la documentación jurídica, muy superiores a las que ofrecen los sistemas impresos. Estas ventajas pueden sintetizarse en los siguientes puntos:

- Capacidad de almacenamiento potencialmente ilimitada.

- Inmediatez en la distribución de la información.

- Mejores posibilidades de búsqueda.

- Acceso a todo tipo de documentos jurídicos de manera simultánea: legislación, jurisprudencia, bibliografía, etc.

Indudablemente esta facilitación en el acceso a la documentación del derecho en general, y del derecho internacional en particular, se traduce en indudables beneficios para todos los operadores del derecho –jueces, legisladores, profesores, académicos, abogados- en cuanto les permite acceder a las últimas novedades normativas, jurisprudenciales y doctrinarias del derecho internacional.

Un ejemplo concreto del impacto que implica el acceso a la documentación internacional puede extraerse del análisis de la jurisprudencia argentina en materia de restitución internacional de menores. En efecto, las sentencias más recientes en la materia no se limitan a aplicar estrictamente los tratados citando jurisprudencia meramente local, sino que, por el contrario, citan documentos preparatorios a la convención y numerosa jurisprudencia extranjera obtenida de la base INCADAT analizada.

Por otro lado, Internet y las nuevas tecnologías posibilitan la publicación de blogs jurídicos y la edición electrónica de revistas a muy bajo costo, lo que facilita una mayor difusión del conocimiento, enriquece la discusión y favorece el desarrollo de la ciencia jurídica.



[1] García Palomeque, Rebeca/Pérez Campos, Rafael, “Las nuevas tecnologías: un paso adelante en la documentación jurídica”, http://bid.ub.edu/10garcia2.htm.

[2] Otlet, Paul, Traite de documentation. Le livre sur le livre. Théorie et pratique, Bruxelles, 1934, p. 373, citado en Palomares Perraut, Rocío, “Breves consideraciones en torno a la documentación y a las fuentes de información”.

[3] Macia, Mateo (ed.) Manual de documentación jurídica, Madrid: Síntesis, 1998.

[4] Osuna Alarcón, Rosario, “Los sistemas de información de las organizaciones internacionales: la documentación internacional”, Documentación de las Ciencias de la Información, 2004, vol. 27, 9-41.

[5] Fuenmayor Espina, Alejandro, El Derecho de acceso de los ciudadanos a la información pública. Análisis jurídico y recomendaciones para una propuesta de ley modelo sobre el derecho de acceso de los ciudadanos a la información pública, 1ª ed., San José C.R.: Oficina de la UNESCO para América Central, 2004.

[6] Carroll, Michael W., “The movement for open access law”, 10 Lewis & Clark L. Rev. 741 (2006).

[7] http://www.worldlii.org/

[9] Olivera, Noemí L., “Derecho y Nuevas Tecnologías, Estado de la cuestión en la relación entre derecho e informática”, Anales, Universidad Nacional de La Plata.

[10] Pinochet Olave, Ruperto, La Recepción de la Realidad de las Nuevas Tecnologías de la Información por el Derecho Civil: Panorama Actual y Perspectivas Futuras, http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-00122001000200022#nota1

[11] Páez Mañá, J., “Comentarios sobre algunas particularidades de las bases de datos jurídicas”, Actualidad informática Aranzadi, 1995, n. 16, p. 4-10, citado por Alvite Díez, M. L., “Evolución de las bases de datos jurídicas en España”, Anales de Documentación, Nº 7, 2004, p. 5.

[12] Alvite Díez, M. L., “Evolución de las bases de datos jurídicas en España”, Anales de Documentación, Nº 7, 2004, p. 11.

[13] García Palomeque, Rebeca/Pérez Campos, Rafael, Las nuevas tecnologías: un paso adelante en la documentación jurídica, http://bid.ub.edu/10garcia2.htm

[14] Jornet Meseguer, Marcos, “La documentación jurídica en la formación del jurista”, UAM, ROED, Número 1/2011. Documentación jurídica.

[15] Cabe aclarar que de acuerdo a las Normas para el Control y la Limitación de Documentación de las Naciones Unidas "Un documento es un texto presentado a un órgano principal o subsidiario de las Naciones Unidas para que este lo examine, normalmente en relación con algún tema del programa."

[16] http://www.uncitral.org/uncitral/es/case_law.html.

[17] Para mayor información acerca del funcionamiento del sistema se puede consultar el documento A/CN.9/SER.C/GUIDE/1/Rev.2.

[18] http://www.incadat.com/



 

ACTIVIDADES SECCIONES

XXVIII Congreso Argentino de Derecho Internacional

XXVIII Congreso Argentino de Derecho Internacional, Universidad de La Matanza, 8 al 10 de septiembre de 2016Sección Derecho Internacional Público“Derecho internacional del medio ambiente. Del daño transfronterizo a las cuestiones globales: aspectos jurídicos y económico- financieros.”Breve ...

XXVIII Congreso Argentino de Derecho Internacional

...

XXVIII Congreso Argentino de Derecho Internacional

...

XXVIII Congreso Argentino de Derecho Internacional

...

XXIX Congreso Argentino de Derecho Internacional

...

XXIX Congreso Argentino de Derecho Internacional

...

Formulario de solicitud de ingreso enviar a secretaria@aadi.org.ar
Formulario de cambio de categoría enviar a secretaria@aadi.org.ar
Formulario de actualización de datos enviar a tesoreria@aadi.org.ar
Instrucciones para el pago de cuotas e Inscripciones. tesoreria@aadi.org.ar

Novedades

Actividades

Doctrina

Links de Interes

Contacto

Córdoba 2020, Rosario,

Provincia de Santa Fe

Casilla de correo nº 177

Correo Central Rosario

C.U.I.T.: 30-70358704-2

informes@aadi.org.ar

AADI.© Todos los derechos reservados